Temor a la recesión global: la tasa a 10 años de EE.UU. tuvo en mayo su mayor baja mensual en tres años

6 junio, 2019

La caida de la tasa americana fue la mas grande en la era Trump. Es un buen dato para emergentes aunque el beneficio para Argentina resulta limitado. La coyuntura politica condiciona a la evolución de los bonos.

Las mayores tensiones de la guerra comercial hicieron que los inversores profundizasen su estrategia de cobertura durante mayo y busquen refugiarse en activos más seguros, principalmente en los bonos del tesoro americano. De esta manera, la tasa del bono americano a 10 años registró en mayo su mayor baja mensual en tres años. Los riesgos de una desaceleración económica y de una recesión, comienzan a condicionar a la Fed a tener que bajar la tasa de interés. En ese sentido, analistas del mercado esperan a que la Reserva Federal mantenga o bien baje la tasa de interés en lo que resta de 2019 y comienzo de 2020. Esto de alguna manera es una buena noticia para los mercados emergentes.

La tasa americana bajó en mayo un 12,4% (o 45 puntos básicos), cerrando mayo en 2,12%. De esta manera profundizó la baja iniciada en septiembre y marcó su mayor retroceso desde en tres años, y por ende, en toda la era Trump (desde junio de 2016). Para analistas del mercado, los inversores buscan refugiarse en activos seguros como el bono del tesoro, lo que lleva a la tasa a la baja. Además de ello, el mercado se anticipa a los próximos movimientos de la Fed.

Mariano Sardans, CEO de FDI, gerenciadora de Patrimonios quien entiende que la baja de tasas responde más bien a un anticipo por parte del mercado a un próximo movimiento de la Fed en cuanto a su tasa de referencia.

“La guerra comercial sacude a los mercados y la 10Y se toma como un refugio. Por ello los inversores se posicionan en bonos del tesoro y baja la tasa. De todos modos, veo más relación a que el movimiento en el mercado se da por una previsión de que se espera una recesion para finales de este año y principios del que viene. Al ser una recesión o enfriamiento de la economía, se empuja a la Fed a que tenga que bajar la tasa”, comentó.

Un diagnostico similar hace Adrián Yarde Buller, economista jefe de Grupo SBS coincidió con Sardans al remarcar que las tensiones comerciales hacen que los bonos acudan al bono del tesoro americano como refugio.

“Las últimas semanas se vieron una notable escalada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China , a la vez que se conocieron algunos datos decepcionantes en relación al escenario de crecimiento global. Esto elevó la demanda de activos de refugio y los datos de actividad alimentaron las expectativas de que la Fed deba recortar tasas en breve, ambos derivando en un fortalecimiento del dólar y menores tasas de interés en Estados Unidos”, dijo Yarde Buller.

El impacto en Argentina
Los activos argentinos estuvieron operando de manera aislada a la volatilidad global ya que tanto las acciones como el tipo de cambio tuveron un buen desempeño en las últimas semanas, las cuales coincidieron con un contexto internacional complicado. Mirando hacia adelante, si bien la baja de tasas de EEUU es positivo, los analistas del mercado ven un efecto limitado sobre la deuda local.

El economista de Grupo SBS dijo que los spreads de los bonos emergentes sintieron el impacto de estos cambios, aunque por ahora vienen resistiendo mucho mejor que en los episodios comparables del año pasado.

“En el caso de la deuda argentina, destacamos que este deterioro de las condiciones externas debiera agregar algo de presión, aunque seguimos considerando que el desempeño del crédito soberano estará mucho más ligado a lo que suceda con el escenario político y las perspectivas de sostenibilidad fiscal”, comentó.

Francisco Mattig, analista de estrategia de Consultatio Investments sostuvo que no se puede negar que es bueno para Argentina, no solo la baja de tasas, sino que Powell (el presidente de la Fed) haya mostrado apertura respecto de una potencial baja de tasas. De todos modos, pese a tal buen dato, ve un cierto potencial limitado.

“Hay que reconocer que, así como estuvimos aislados de la baja en mayo, probablemente el upside esté restringido por los factores idiosincráticos locales, que son clave hoy por hoy. De todos modos, creo que el Gobierno festeja el nuevo escenario ya que es mejor entrar en la etapa de elecciones con tasas más bajas en el mundo que lo contrario. Pero el upside está limitado a lo que pase en el plano político acá”, comentó.

Fuente: Link

RELACIONADOS