Qué son los fondos comunes de inversión

Cómo funcionan

TRATAMIENTO IMPOSITIVO DE LOS FONDOS COMUNES DE INVERSION  PERÍODO FISCAL  2020

Los Fondos Comunes de Inversión colocados por oferta pública y autorizados por CNV, poseen distinciones impositivas, según se trate de personas humanas (individuos) o jurídicas (empresas, instituciones, etc). Asimismo, dichas distinciones registran variaciones significativas si el inversor (cuota-partista) es residente del país o en el exterior. A continuación, se expone el tratamiento impositivo de los fondos comunes constituidos en el país, colocados por oferta pública con autorización de CNV:

a) Impuesto a las Ganancias

Personas Humanas:  En virtud de los cambios introducidos por la ley 27.541, los resultados por rescates de fondos de comunes de inversión colocados por oferta pública y autorizados por CNV, se encuentran exentos del impuesto a las ganancias a partir del periodo fiscal 2020.

Personas Jurídicas:  Los resultados por rescates y rendimientos (intereses) de FCI, se encuentran gravados en el impuesto a las ganancias a la alícuota general que abonan las sociedades. Para el periodo fiscal 2020, la alícuota es del 30 %.

La ganancia o la pérdida debe reconocerse al momento de producirse el rescate de las cuota-partes del FCI, deduciendo del precio de venta el costo de adquisición de dichas cuota-partes.

Si el rescate se corresponde a adquisiciones realizadas en ejercicios comerciales iniciados a partir del 01/01/2018, el costo debe actualizarse por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) desde el momento de su adquisición y hasta el momento en que produzca su rescate.

Si la persona jurídica debe calcular ajuste por inflación impositivo, el costo de adquisición de las cuota-partes del FCI previsto en el párrafo anterior, debe actualizarse por IPC desde el momento de su compra hasta la fecha de cierre de ejercicio anterior al cual se produce su venta o enajenación (rescate). Si se suscriben o rescatan FCI dentro del mismo ejercicio comercial, el costo de adquisición de dichas cuota-partes, no deben actualizarse por IPC.

Por último, el impuesto a las ganancias no grava el resultado por revaluación de cuota-partes de FCI que realizan las empresas a fin de cada mes calendario para cerrar su contabilidad mensual. Por lo tanto, para generar un resultado positivo (ganancia) o negativo (pérdida), siempre debe existir una operación de rescate de FCI.

Beneficiarios del Exterior:  A partir del periodo fiscal 2020, las suscripciones y rescates de fondos comunes de inversión locales por beneficiarios del exterior, se encuentran exentos del impuesto a las ganancias.

b) Impuesto a los Bienes Personales

Personas Humanas: Se encuentran alcanzadas por este tributo, respecto de sus tenencias de FCI, entre otros bienes, al 31 de diciembre de cada año calendario.  Las cuota- partes de FCI se deben valuar al   valor de cotización que al 31/12 de cada año, e publica   la Administración Federal de Ingresos Públicos.

La Ley 27.541 (Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva) introdujo la aplicación de alícuotas diferenciales e incrementadas para gravar los bienes situados o colocados en el exterior pertenecientes a personas humanas residentes en el país. Con el fin de evitar la aplicación de dichas alícuotas incrementadas, el Decreto 99/2019 definió el concepto de repatriación de activos financieros del exterior, entendiéndose por tal, como el ingreso al país hasta el 31/03/2021, de las tenencias en moneda extranjera depositada en entidades financieras del exterior  y del producido por la venta de los activos financieros colocados en el exterior (títulos públicos, ON, cuotas-partes de FCI, valores representativos y certificado de depósito de acciones, créditos y todo tipo de derechos colocados sobre bienes del exterior y cualquier tipo de participación societaria en el exterior con o sin personería jurídica incluidas las empresas unipersonales, fideicomisos, trusts, fundaciones de interés privado, etc)

Dependiendo si se efectuó o no, la repatriación de activos financieros en el exterior, las escalas a aplicar para gravar los distintos bienes en el impuesto sobre los bienes personales son las siguientes:

Personas Humanas – Bienes en el País

Valor total de los bienes que exceda el mínimo no imponible Pagarán $ Más el % Sobre el excedente de $
Más de $ a $
0 3.000.000, inclusive 0 0,50% 0
3.000.000 6.500.000, inclusive 15.000 0,75% 3.000.000
6.500.000 18.000.000, inclusive 41.250 1,00% 6.500.000
18.000.000 En adelante 156.250 1,25% 18.000.000

Debe utilizarse la presente escala si la persona humana posee solo bienes en el país o si posee bienes en el país y en el exterior y efectúo la repatriación de activos financieros en los términos explicados precedentemente.

Personas Humanas – Bienes en el Exterior

Valor total de los bienes del país y del exterior El valor total de los bienes situados en el exterior que exceda el mínimo no imponible no computado contra los bienes del país pagarán el %
Más del $ a $
0 3.000.000, inclusive 0,7
3.000.000 6.500.000, inclusive 1,2
6.500.000 18.000.000, inclusive 1,8
18.000.000 En adelante 2,25

Debe utilizarse la presente escala si la persona humana posee solo bienes en el exterior o si posee bienes en el país y en el exterior y no efectúo la repatriación de activos financieros, a los efectos de determinar la alícuota incrementada a aplicar sobre los bienes del exterior.  Respecto de los bienes del país, debe utilizar siempre la escala Personas Humanas- Bienes en el País.

En consecuencia, para determinar el impuesto a los bienes personales 2020, puedo utilizar solamente la Tabla de Bienes en el País o la escala de Bienes en el Exterior, o la combinación de ambas, cuando el contribuyente posea bienes en el país y en el exterior y no haya repatriado sus activos financieros del exterior.

Beneficiarios del Exterior: Tributan por sus tenencias en bienes situados en territorio argentino, a través de un responsable sustituto en el país, aplicando una alícuota del 0,50%. Cabe aclarar que, en este caso, no se aplica el mínimo no imponible.

c) Impuesto al Valor Agregado
Tanto la revaluación de las cuota-partes como la distribución de utilidades que realizan los FCI, se encuentran fuera del objeto de este gravamen.

Del mismo modo, los ingresos que se generen por transferencias o por rescates de FCI se encuentran eximidos del impuesto al valor agregado.

d) Impuesto sobre los Débitos y Créditos en Cuentas Bancarias

Si la titularidad de las cuota-partes del FCI coincide con la cuenta corriente asignada para el débito al momento de efectuar la suscripción o para la acreditación cuando se solicita el rescate, ambas operaciones, se encuentran exentas del impuesto al débito y crédito bancario.

 

Quiero recibir noticias del mundo financiero
y de actualidad en